Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Consejos para cocinar una buena pasta al dente

La pasta que tenemos en Abarrotes & Granel está elaborada con moldes de bronce y secada a baja temperatura. Estos factores, además de aumentar su valor nutricional, hacen que las cualidades y sabores de los granos se mantengan, sobre todo si la cocinas al dente. Pero para disfrutarlo, tenemos que dar con el punto de cocción exacto.

Si hemos invertido en nuestra pasta favorita, se merece ser bien cocinada . En nuestra web tienes indicados los tiempos de cocción de cada una de ellas.

La Cocción

La pasta artesana necesita más cantidad de agua durante la cocción ya que al ser porosa aumenta de tamaño y tiene mayor capacidad de absorción. Una fórmula clásica para una buena cocción es 100, 10, 1. Es decir, por cada 100 gr de pasta, 10 gr de sal y 1 litro de agua.

En cuanto el agua llegue al punto de ebullición, se añade la sal y luego la pasta. A partir de este momento comenzamos a controlar el tiempo de cocción.

¡La salsa es la que espera a la pasta, no la pasta a la salsa!

Nuestra pasta es sutil por lo que sus tiempos de cocción son breves. Ten siempre lista la salsa o el aderezo y cuece la pasta al momento de servirla.

Si te gusta muy al dente o más suave, puedes reducir o ampliar los tiempos hasta conseguir la textura que más te guste, sin embargo, una pasta al dente es más sabrosa y digestiva. La idea es obtener una pasta que ofrezca una ligera resistencia al morderla en el centro, pero sin estar dura o cruda. Es la mejor textura, y también la más saludable, pues tiene un menor índice glucémico y es más saciante.

Es recomendable sacarla uno o dos minutos antes de alcanzar el punto de cocción cuando vamos a mezclar la pasta en la sartén con otros ingredientes, o vamos a darle unas vueltas con la salsa caliente, pues continuará cociéndose en ese calor.

Un error habitual es parar la cocción sumergiendo la pasta en agua fría, de esta manera perderá sabor y textura. Lo ideal es cocinar la pasta justo en el momento en el que se va a consumir. Si tienes que cocinar la pasta tiempo antes de consumirla te recomendamos hacer lo siguiente para evitar un “desastre” de textura: Cuécela muy al dente (reduciendo los tiempos de cocción) y extiende la pasta en un recipiente amplio para que no se apelmace. Añade una poco de agua de la cocción enriquecida con un poco de aceite (o mantequilla) y remuévela para que quede suelta. Termínala justo antes de consumirla en una sartén amplia con el aderezo o salsa que tengas preparada.

La mantecatura

Es una técnica de cocina que se puede utilizar también para la pasta seca. Consiste en amalgamar una salsa o condimento para obtener una consistencia cremosa.

Para “mantecar” la pasta, hay que sacarla muy al dente, unos 2-3 minutos antes de lo indicado en los tiempos de cocción. Después, se debe continuar la cocción con el condimento previsto añadiendo poco a poco pequeñas cantidades del agua de cocción (se suele hacer en la misma sartén en la que se ha preparado el sofrito de ingredientes o la salsa).

En la pasta artesana, el agua de cocción es rica en almidones que favorecen la cremosidad de las salsas. Sin embargo, las pastas industriales y secadas a altas temperaturas no son las más indicadas para la técnica de la “mantecatura” ya que al estar “cristalizadas” no se favorece la liberación natural de los almidones durante la cocción y es más difícil conseguir “cremosidad” en los platos.

El toque final

Una vez que has conseguido la textura deseada, retira la pasta del fuego y añade una parte grasa. Según tus gustos puede ser un buen AOVE o una buena mantequilla. Si la receta lo requiere, también se puede añadir un buen queso rallado.

¡BUEN PROVECHO!

COMPARTE ESTE ARTÍCULO: