Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Huevos

Mito del colesterol. Cualquier alimento tomado puede ejercer un efecto negativo en la salud del consumidor. En el caso de los huevos no se debe abusar tampoco. Pero tomar un huevo cada día no aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares y tampoco eleva el nivel de colesterol en sangre en personas sanas. La ingesta recomendada es de 5 huevos a la semana. Si se tienen niveles altos de colesterol en sangre, reducir a 2-3 huevos completos (clara + yema) o 2-3 yemas y 4-5 claras a semanales.

No podemos dejar de recordar la versatilidad del huevo al momento de elaborar diferentes platos y su buena relación precio/ calidad nutricional.

No dejes nunca a temperatura ambiente los huevos ni los alimentos elaborados con ellos.

No compres huevos con la cáscara rota o sucia.

Lávate bien las manos y limpia los utensilios de cocina antes de cocinar.

Rompe el huevo en el borde de un recipiente distinto a donde lo vayas a batir.

No laves los huevos antes de meterlos en el frigorífico, ya que eliminarías la película protectora y se abrirían los poros de la cáscara.

Si separas las claras de las yemas, no uses la propia cáscara del huevo.

Los huevos pierden su frescura rápidamente, más si están a temperatura ambiente que refrigerados, pero pueden consumirse hasta 28 días después de su puesta. La yema y la clara deben ser Consistentes y la cáscara debe estar intacta y limpia.

Los huevos viejos, además, cambian de densidad, debido al aumento de espacio de la cámara de aire que hay entre la membrana interna y la externa. La cáscara del huevo nuevo es áspera y opaca. Cuando es viejo, es más lisa y gana brillo.

Una vez abierto, un huevo fresco no debe presentar olor de ningún tipo. La clara debe ser limpia, translúcida y gelatinosa. Si la clara no presenta estas características y la yema no ofrece relieve, es muy probable que el huevo esté envejecido. A medida que un huevo pierde frescura, la yema pierde consistencia y se desparrama.

Los huevos deben conservarse siempre en el frigorífico, donde se suelen colocar con la punta más fina hacia abajo. Saca de la nevera sólo los huevos que vayas a consumir.

Posee alto valor nutricional – El huevo es un ingrediente con valiosos nutrientes para el organismo, ya que como señala un estudio publicado en Trends in Food Science & Technology posee una perfecta combinación de grasas buenas para el organismo y aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo requiere para funcionar adecuadamente.

Ofrece variedad de vitaminas y minerales como hierro, potasio, vitamina A, vitamina E, magnesio, fósforo, carotenos, ácido fólico y otras vitaminas del complejo B. Muchos de estos micronutrientes tienen función antioxidante en el organismo por lo que, el valor nutricional es doblemente valioso si queremos beneficiar la salud mediante la dieta.

Ayuda a perder peso – En el marco de una dieta hipocalórica, el consumo de huevos de forma regular, por ejemplo como parte del desayuno diario, fomenta el adelgazamiento, la pérdida de grasa corporal y la reducción de la circunferencia de cintura según concluyeron científicos estadounidenses.

Esto puede deberse que la ingesta de huevos, por su gran cantidad de proteínas, no sólo produce saciedad sino también, reduce el consumo de calorías en ingestas posteriores como demostró una investigación publicada en 2005.

Beneficia la salud visual – El huevo, específicamente la yema de huevo, posee luteína y zeaxantina, dos pigmentos que dan ese color particular a la yema pero además, se concentran en la retina del ojo humano y se asocian a menor riesgo de degeneración macular.

El consumo de un huevo al día fue asociado en un estudio publicado en The Journal of Nutrition a mayores concentraciones de estos pigmentos sin producir alteraciones lipídicas. Esto indica que el consumo de huevo entero o de yema de huevo puede beneficiar la salud visual sin producir efectos negativos en otros aspectos del funcionamiento del organismo.

Son el mejor complemento del entrenamiento físico – Por sus proteínas de alta calidad en la cual no faltan aminoácidos esenciales y su alta digestibilidad, los huevos pueden ser de mucha ayuda para obtener energía, así como para crear músculo y favorecer la recuperación post esfuerzo físico como señalan investigadores estadounidenses.

Además de ser fuente de energía de calidad, vitaminas, minerales y proteínas que un cuerpo físicamente activo necesita, el huevo posee la particularidad de ser rico en leucina, un aminoácido clave en los procesos de síntesis de fibras musculares, de recuperación celular y también, en la obtención de combustible energético por parte del músculo.

Ayuda a prevenir la sarcopenia – La sarcopenia es la pérdida de masa muscular que puede darse a causa de la edad ya que junto al envejecimiento y la reducción de la actividad física se produce pérdida de músculo, o bien, como consecuencia de una inactividad física severa durante un determinado tiempo.

Una buena dieta puede ayudar a prevenir esta condición si ofrece proteínas de calidad, antioxidantes, grasas insaturadas y vitamina D como indican científicos alemanes, y todos estos nutrientes son ofrecidos por el huevo, por lo tanto, no sólo ayuda a quienes son deportistas sino también, a prevenir la sarcopenia o pérdida de masa muscular en quienes no pueden moverse o por otras razones, se encuentran en riesgo de padecer esta condición.

Contribuye a evitar carencias nutricionales – En grupos vulnerables o con mayor riesgo de sufrir carencias nutricionales, el huevo puede ser de gran ayuda, pues concentra variedad de vitaminas, minerales y otros nutrientes que pueden sumarse a la dieta fácilmente con su ingesta.

En mujeres adultas, embarazo y lactancia, las necesidades de algunos nutrientes se elevan y se vuelve más difícil cubrir las mismas con ingestas habituales, pero el consumo de huevo puede ser de mucha ayuda para lograrlo como concluye una investigación publicada en la revista Nutrición Hospitalaria. Asimismo, en ovo-lacto vegetarianos, los huevos pueden ser el alimento clave para prevenir carencias nutricionales.

Favorece al cuidado de nuestra estética – El huevo no sólo puede proteger nuestra salud, sino que ello se reflejará en nuestra apariencia física y por eso, su consumo favorece el cuidado de la estética.

El huevo ofrece variedad de nutrientes que nuestro cuerpo necesita para funcionar bien, y muchos de ellos como la vitamina D, las proteínas, los antioxidantes y vitaminas del complejo B se asocian a mejor salud dental y a menor pérdida de piezas dentales como señala un estudio publicado en Gerodontology. Asimismo, el huevo es rico en biotina, una vitamina que tiene un rol clave en el mantenimiento de cabello, piel y uñas sanas según una investigación publicada este mismo año.

El huevo no sólo no incrementa el riesgo cardiovascular sino que ofrece grandes beneficios como los mostrados anteriormente que justifican su consumo diario en el marco de una dieta equilibrada.