Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

miel, cremas untables, patés & mermeladas

La miel ha sido usada durante siglos tanto en la cocina como en la botica, como remedio natural.

Las propiedades y beneficios de la miel de abeja han sido conocidos y utilizados por distintas sociedades a lo largo del tiempo. Actualmente esta sustancia constituye uno de los endulzantes naturales primarios más importantes, cuyos beneficios van desde un sabor agradable al paladar, hasta la posible prevención y tratamiento de enfermedades.

Se produce de manera natural por la Apis mallifera y distintas subespecies de abejas. Estas últimas obtienen la miel por el néctar de las flores y también por secreciones liberadas por las propias abejas.

La miel se produce por medio de un proceso de combinación de sustancias que las abejas transportan, concentran y almacenan en panales (un conjunto de celdas de cera que construyen para depositar la miel). Posteriormente, la miel es extraída mediante un proceso que incluye la descarga, el alzamiento, el desoperculado y finalmente la separación de la miel de la cera.

Las propiedades nutricionales de la miel varían dependiendo de factores como la flora de la que procede, el clima y las características únicas de cada zona.

Aun así, existen determinados nutrientes comunes de forma general en todos los tipos de mieles de abeja. En esencia, la miel es una disolución acuosa de azúcares, enzimas, ácidos orgánicos, minerales, hidratos de carbono y otras sustancias variadas.

Los nutrientes que predominan en su composición son los hidratos de carbono, que representan aproximadamente el 78% del total. Entre ellos, el azúcar con mayor presencia es la fructosa (alrededor del 38%), seguido por la glucosa (sobre un 31%).

La fructosa presente en la miel se transforma en el hígado en glucógeno, una fuente de energía importante para la resistencia muscular y el rendimiento deportivo. Sin embargo, su alto contenido en glucosa hace que las personas con diabetes deban moderar su consumo.

La miel aporta aproximadamente 314 kcal por cada 100 gramos de porción comestible. Aunque son menos calorías que el azúcar blanco, sigue siendo una cantidad a tener en cuenta, sobre todo en dietas de control de peso.

Potencial antibacteriano – Debido a las inhibinas (peróxido de hidrogeno, flavonoides y ácidos fenólicos) presentes en la miel, esta sustancia tiene propiedades importantes como bactericida. Dichas propiedades se atribuyen también a la presencia de glucosa oxidasa. Uno de los potenciales antibacterianos de la miel puede ser importante para el tratamiento de acné y para exfoliar la piel.

Fuente natural de antioxidantes – Los antioxidantes son sustancias naturales que impide la formación de óxidos, lo que a su vez frena la descomposición celular. En este sentido, el consumo periódico de miel de abeja puede ser un complemento dietético importante en la prevención de enfermedades cardíacas, del sistema inmune y de procesos inflamatorios.

Endulzante primario – Antes de que se popularizara la extracción de azúcar de caña y de otras raíces, tubérculos y alimentos, la miel era el único endulzar primario natural. Debido a sus componentes, como los péptidos pequeños, los flavonoides y las enzimas, la miel sirve como endulzante, pero no sólo eso. Es un agente protector que, al mezclarse con otros alimentos, puede potenciar tanto el sabor como sus propiedades benéficas para la salud. La miel de abeja sirve como un sustituto natural del azúcar refinado.

Contiene proteínas – Contiene enzimas y aminoácidos. Estas se originan por la actividad de las propias abejas, y en ocasiones en el néctar de la planta. Las proteínas tienen un papel fundamental en el crecimiento y la síntesis de distintos tejidos. A su vez, los aminoácidos son la base para la producción de proteínas

Promueve la recuperación del sueño – El azúcar natural que contiene la miel produce una ligera secreción de insulina, lo que permite la secreción de melatonina, una hormona vital para la regulación diaria del sueño y vigilia. Por ello recomiendan consumir leche caliente con una cucharada de miel antes de ir a dormir.

Potencial hidratante – La alta concentración de humedad de la miel no solo influye en su viscosidad, peso, sabor y color, sino que puede ser fundamental para humectar distintas partes de nuestro cuerpo. Por lo mismo suele utilizarse como hidratante del cabello y cuero cabelludo. En esto es importante que la miel no se exponga a altas temperaturas, ya que sus propiedades pueden perderse.

Favorece la digestión – Al combinarse con otros productos naturales, como el jugo de limón o la canela, la miel puede favorecer la actividad del sistema digestivo. Esto quiere decir que ayuda a metabolizar los alimentos, previniendo o aliviando indigestiones estomacales. Así mismo se le ha atribuido aliviar síntomas de estreñimiento y sensación de pesadez después de comidas fuertes. Por lo mismo se le ha atribuido también la propiedad de prevenir reflujo y ayudar a aliviar diarrea.

Tiene un elevado contenido en fructooligosacáridos (FOS), que, aunque tienen una función principalmente energética, al llegar al colon se comportan de una forma similar a la fibra vegetal: captan el agua aumentando el volumen de las heces y originan gases que incrementan el peristaltismo o movilidad intestinal. Por esto ejercen un efecto laxante suave. Además, es el alimento preferido de las bacterias beneficiosas que habitan en el colon (nuestra flora intestinal) responsable de la fermentación y putrefacción de los residuos alimenticios que darán lugar a las heces.

Tratamiento de heridas y quemaduras – Ya desde las antiguas sociedades, egipcia, china y romana, la miel se utilizaba para tratar distintas heridas. En combinación con otras hierbas, un ungüento de miel resultaba benéfico para quemaduras de sol, infecciones por heridas y manchas en la cara. Por lo mismo se le atribuyen propiedades antisépticas, es decir, reduce la posibilidad de infecciones al aplicarse en el tejido vivo en algunas heridas.

Alivia la tos y el dolor de garganta – Nuevamente al combinarse con otras sustancias como el jugo de lima o limón, la miel de abeja alivia el dolor de garganta, incluso en pequeñas dosis. Por las propiedades antibacterianas también podrían ayudar a combatir algunas infecciones de este tipo. Así mismo la miel de abeja es reconocida como un remedio natural para la tos (no obstante se recomienda no aplicar en niños menores de un año).

Actividad antiinflamatoria – La aplicación directa de la miel de abeja en músculos inflamados se ha utilizado como un potente antiinflamatorio, es decir, se le ha atribuido la propiedad de reducir hinchazones musculares. A su vez, esto alivia el dolor provocado por la misma inflamación.

Mejora la función cerebral – Para que el cerebro funcione correctamente hay que suministrarle energía. La función del calcio en el cerebro es importantísima ya que las neuronas utilizan el calcio para originar la señal eléctrica que se conduce de una neurona a otra para comunicar los mensajes. Si no hay suficiente calcio, el cerebro no funciona correctamente. Hay información científica que demuestra que la miel natural ayuda a absorber y fijar el calcio en el cuerpo, favoreciendo una correcta función cerebral.

Otras propiedades – La medicina ayurveda, tradicional de la India, le ha atribuido a la miel propiedades  revitalizantes, que a su vez alivian debilidad o cansancio excesivo. Se utiliza para el dolor de dientes, especialmente en niños mayores de un año, en el tratamiento del asma y el de hipo y para moderar los niveles de presión sanguínea.

Mermeladas Artesanales Gourmet

Con Azúcar

Mermeladas caseras y artesanales dulces, saladas y algunas que mezclan ambas características. 100% natural, sin conservantes, ni colorantes.

Elaboradas con ingredientes naturales de primera calidad, con valores de varían entre el 70% y 80% de fruta, que saben a lo que tienen que saber, a lo que indica el nombre que indica la etiqueta de su envase. Todas cuentan con conservantes naturales para mermeladas que permitan que las mismas puedan ser conservadas durante varios días, una vez abiertas, sin miedo a que se pongan malas o a que pierdan su sabor y propiedades.

Sin Azúcar

Mermeladas exentas de azúcares añadidos y con materias primas de primera calidad, sin ningún edulcorante químico. Llevan un 98% de fruta y agar-agar.

Para personas que se encuentran haciendo algún tipo de dieta, las que han decidido eliminar el azúcar de su vida y  buscan productos que no lo contengan y que estén hechos de manera natural y para diabéticos, para los cuáles, son un auténtico manjar , ya que, no siempre pueden tomar algo dulce y que no lleve azúcar.

Ecológicas Sin Azúcar 

Elaboradas igual que con productos de cultivo ecológico.